Expedición 2005 - Uganda / El diario

Expedition Banner

Itinerario

Día 01 - 05 de Dic.: Bruselas - Entebbe
Día 02 - 06 de Dic.: Kisubi – Bosque Kibale
Día 03 - 07 de Dic.: Bosque Kibale & Pantanos de Bigodi
Día 04 - 08 de Dic.: Bosque Kibale – Montañas Rwenzori
Día 05 - 09 de Dic.: Montañas Rwenzori
Día 06 - 10 de Dic.: Montañas Rwenzori
Día 07 - 11 de Dic.: Montañas Rwenzori – Bosque Maramagambo
Día 08 - 12 de Dic.: Bosque Maramagambo
Día 09 - 13 de Dic.: Bosque Maramagambo – Ishasha
Día 10 - 14 de Dic.: Ishasha – Bosque Impenetrable Bwindi
Día 11 - 15 de Dic.: Bosque Impenetrable Bwindi
Día 12 - 16 de Dic.: Bosque Impenetrable Bwindi
Día 13 - 17 de Dic.: Bosque Impenetrable Bwindi
Día 14 - 18 de Dic.: Bosque Impenetrable Bwindi – Lago Bunyonyi
Día 15 - 19 de Dic.: Lago Bunyonyi – Bruselas

Lunes 5 de Diciembre, 2005
Bruselas – Entebbe

La Expedición a Uganda de Exo Terra sale de Bruselas a las 10h35 con destino a Kampala, Uganda. Después de 9 horas de vuelo, el equipo llegó al Aeropuerto Internacional de Entebbe, Uganda aproximadamente a las 22h50, hora local. Tomó otras 3 horas a Inmigración y Aduana darnos el permiso, lo cual hizo que llegáramos tarde a Kisubi, nuestro primer campamento. Kisubi se encuentra a orillas del Lago Victoria, sólo se encuentra a 10 Km. (6,2 millas) de Entebbe.

Nuestros miembros del equipo ugandés ya había instalado el campamento y levantado las tiendas. A nuestro arribo, nos dieron la bienvenida con una buena comida. Cansados pero bien alimentados, no nos tomó mucho para meternos en nuestros sacos de dormir.

Algunos de los miembros del equipo no pudieron resistir el llamado de millones de ranas cerca del Lago Victoria y fueron a inspeccionar las plantas y juncos usando linternas. El primer descubrimiento “herpetológico” fue una rana de junco, Hyperolius viridiflavus, que se encontraba entre la vegetación que se halla en la orilla del lago. También encontramos el sapo común Africano, Bufo regulari. El sueño, sin embargo, obligó a estos rudos exploradores a ir a dormir. Todos nosotros estábamos ansiosos por ver qué apariencia tenía el Lago Victoria durante el día, donde nace el Nilo.

Martes, 6 de Diciembre, 2005
Kisubi – Parque Nacional Bosque Kibale

Antes del amanecer, la primera de las tiendas fue recogida con el fin de que pudiéramos vislumbrar el legendario Lago Victoria durante la mañana. En algunas partes, la niebla cubre ciertas zonas del lago, mientras que en otras, los primeros rayos del sol colorean, delicadamente, las aguas en tonalidades de rosado y naranja.

Después del desayuno, recogimos el campamento y nos dirigimos al Parque Nacional Bosque Kibale. El viaje a este excepcional bosque, situado al oeste de Uganda, nos tomó casi 9 horas. Durante el trayecto, la deslumbrante belleza de Uganda nos fue revelada por primera vez. Tomamos un almuerzo ligero a un lado de la carretera, tiempo durante el cual experimentamos nuestro primer encuentro con la vida silvestre –un grupo de monos Colobus negros y blancos que podían verse en la distancia. Cerca de un montículo de termitas, vimos y fotografiamos un agama arbóreo que se encontraba asoleando, el Acanthocerus atricollis.

Hicimos otra parada para tomar un descanso en Fort Portal, donde pudimos adquirir provisiones antes de adentrarnos en la selva.

Al llegar a nuestro destino, Bigodi, instalamos el campamento. Aquí es donde pasaríamos las dos noches siguientes. Bigodi se encuentra cerca del Parque Nacional Bosque Kibale, el cual se constituyó como parque nacional en 1993. Hoy en día, aproximadamente un área de 766 Km2 (296 millas cuadradas) se halla protegida. El Parque Nacional Bosque Kibale es, en su mayor parte, un bosque húmedo con árboles de hojas perennes, una transición entre el bosque tropical de las tierras bajas y el de montaña. No obstante, también hay una gran variedad de hábitas, incluyendo pantanos, llanuras, zonas boscosas y maleza. Las lluvias se dan generalmente durante 2 estaciones lluviosas distintas: de marzo a mayo y de septiembre a noviembre. El promedio anual de máxima temperatura, medida en Kanyawara, es de 23.3 °C (74 °F), mientras que el promedio anual de temperatura mínima es de 16.2 °C (61°F).

Después de la puesta del sol, comenzamos nuestra búsqueda de anfibios nocturnos y especies de reptiles. En esa noche, nos acompañaron guardias armados mientras nos adentrábamos en el denso bosque, ya que abundan elefantes y búfalos en esta área. Estas son sub-especies del elefante y el búfalo de sabana, pero son consideradas más peligrosas y agresivas. La mayoría de las serpientes son activas al caer la noche, en especial la pitón roca Africana (Python sebae) y las víboras (Atheris y Bitis nasicornis), pero desafortunadamente no fuimos capaces de encontrar ninguna de ellas y regresamos al campamento un par de horas después. Nos aseguramos de que los guardias armados nos acompañaran nuevamente la noche siguiente.

Miércoles, 7 de Diciembre, 2005
Parque Nacional Bosque Kibale

Temprano a la mañana siguiente, salimos del campamento hacia Kanyanchu, una estación de campo que se encuentra en el bosque. Los científicos de la Universidad de Makerere usan esta estación y la vasta red de caminos de esta parte del bosque para investigar diferentes especies de primates.

Estábamos buscando las 4 especies de camaleones que han sido registradas en el Bosque Kibale: Bradypodion adolfifriderici, Chamaeleo ellioti, C. ituriensis y Rhampoleon boulengeri. Por desgracia, comenzó a llover temprano en la mañana y ésta no cesó hasta bien entrada la noche, haciendo casi imposible observar algún reptil.

El único e interesante hallazgo fue el de la víbora rinoceronte de colores, Bitis nasicornis –una de las muchas serpientes venenosas de Uganda y, definitivamente, una de las más hermosas. Hasta nuestra guía se sorprendió por nuestro hallazgo, ya que la última vez que vio este tipo de serpiente fue cuando tenía 5 años de edad. Esto debió darle algún indicio sobre la rareza de la especie. Sin embargo, no se observaron otros reptiles o anfibios ese día. La otra emoción que experimentamos durante esta caminata de 8 horas a través del espeso bosque fue el encontrar un grupo de chimpancés. El grupo se encontraba en la parte alta de los árboles y las condiciones climáticas nos impidieron tener una buena vista ni nos permitió tomar buenas fotografías. Almorzamos tarde de regreso a la estación de campo Kanyanchu, en donde aguardamos a que anocheciera.

Durante la noche, nos adentramos al bosque junto con los guardias armados para continuar nuestra búsqueda de reptiles y anfibios. Por fortuna, había dejado de llover pero nuevamente no pudimos hallar nada excepto la rana común Ptychadena mascareniensis en el extremo del bosque. Esa noche dejamos nuestra caminata una hora después y regresamos al campamento. Allí, nuestros compañeros de equipo ugandés nos sorprendieron con un gran buffet de especialidades del Congo y Uganda. Habían planeado este buffet para celebrar el cumpleaños de 3 de nuestros miembros del equipo: Michael, Noah y Oliver. El equipo de servicio ugandés organizó en traer una torta de cumpleaños con sus nombres en ella durante todo el recorrido desde Entebbe. Esta fue una bienvenida luego de un día lluvioso e infructuoso en la búsqueda de reptiles para luego irnos satisfechos a nuestras tiendas de campaña.

Jueves 8 de Diciembre, 2005
Bosque Kibale – Montañas Rwenzori

El día siguiente parecía prometedor – ¡un cielo azul impecable! En los árboles que se encontraban cerca de nuestras tiendas pudimos divisar muchos agamas arbóreos de cabeza azul, (Acanthocerus atricollis), asoleándose después del aguacero del día anterior. Temprano en la mañana, exploramos las tierras húmedas y las ciénagas que se encuentran detrás de nuestro campamento en Bigodi. El extremo de la ciénaga era una densa maleza que alternaba con papiros. En los árboles pudimos observar monos colubus rojos y muchas aves de colores, incluyendo a los loros grises africanos. Encontramos un Adolfus africanus tomando el sol en el tronco de un árbol y, finalmente, un par de Chameleo ellioti. El macho tenía un diseño muy llamativo de color naranja y azul, mientras que la hembra era casi totalmente gris. Este par fue encontrado en un pequeño árbol de casi 2 metros ( 6 pies) de altura. Una búsqueda meticulosa en la misma área dejó ver a otro par en un remoto árbol, indicativo que la especie vive en parejas, lo cual es sorprendente en los camaleones. Mientras hacíamos una parada en un bar para comprar un refresco tibio, pudimos detectar un par de pequeños gecos caseros (Hemidactylus mabouia) en el techo del bar.

Desde aquí nos devolvimos a Fort Portal donde almorzamos y nos reabastecimos de provisiones. Después de almorzar, viajamos hasta Nyakalengija, en las Montaña Rwenzori para instalar un campamento base. Mientras levantábamos el campamento, varios aldeanos nos saludaron, curiosos por saber qué hacíamos. Una vez instalado, comenzamos inmediatamente una expedición exploratoria en busca del Camaleón de Johnston (Chamaeleo johnstoni) y del extraño camaleón con cuernos (Bradypodion xenorhinum), pero sin éxito alguno. Todos nos fuimos a dormir temprano para poder preparar la gran caminata del día siguiente en las montañas.

Las Montañas Rwenzori definen el límite noreste entre el Congo y Uganda. Poseen picos accidentados, el más alto de todos es el Pico Margherita, que alcanza 16.795 pies (5.119 metros) de altura. Estas famosas “Montañas de la Luna” reciben lluvia durante 350 días cada año, lo que produce espesas neblinas que se acumulan en los árboles cubiertos de musgo. Es una verdadera cordillera que se formó por el levantamiento de la corteza terrestre debido a movimientos tectónicos y no como resultado de la actividad volcánica. Esta cordillera tiene 120 kms de longitud en 48 kms de anchura. Frecuentemente las montañas se hallan cubiertas de niebla y de nubes, donde raramente pueden divisarse los picos desde la distancia. En el centro de la cadena montañosa, hay 6 picos de nieves perpetuas, tres de los cuales poseen glaciares. El más alto de estos pocos y el tercero de Africa es el Monte Margherita, que alcanza 5.102 metros sobre el nivel del mar.

Las Montañas Rwenzori fueron declaradas Parque Nacional en 1991. El parque ocupa 996 kilómetros cuadrados de terreno montañoso accidentado y es el hogar de los chimpancés, de los cerdos gigantes de bosque, de los elefantes y muchas otras especies únicas de aves y reptiles. En comparación con otros grupos de vertebrados, el número de reptiles endémicos es relativamente bajo, solamente existen once. Estos incluyen.4 especies de camaleones y 4 especies de esticos (el genus Leptosiaphos). A pesar de su gran importancia biológica, gran parte de esta área del bosque ha sido escasamente estudiada. Se sospecha que existen otras especies endémicas en estos bosques de montaña.

Viernes 9 de Diciembre, 2005
Las Montañas Rwenzori

Después de desayunar, nos averiguamos sobre la posibilidad de conseguir algunos ayudantes para llevar el pesado equipo montaña arriba. Todo fue cuidadosamente pesado para asegurar que no sobrecargar de peso a los ayudantes. El peso límite para cada ayudante fue de 25 kg, cada uno, el cual, considerando la naturaleza de la escalada, era demasiado!

Después de pasar la oficina de la Vida Silvestre de Uganda, comenzamos nuestro ascenso al refugio Nyabitaba. Desde la villa, tomó 40 minutos de caminata para llegar al extremo del Parque Nacional Rwenzori. Una vez dentro en el Parque, el camino va junto al Río Mubuku. Este primer tramo de la expedición a la montaña implicó cruzar áreas de recientes derrumbes y escalar rocas y riscos, antes de llegar al Río Mahoma después de 3 horas. La temperatura había alcanzado los 35 grados centígrados al mediodía, lo cual hizo dificultoso el ascenso. Después de cruzar el Río Mahoma, el terreno se hacía más empinado, entre laderas cubiertas de helechos y el Bosque Podorcarpus. Nuevamente los guardias, armados con Kalashnikovs para nuestra seguridad, nos acompañaron. Un gran número de elefantes de bosque cruzan periódicamente la carretera. Nos tomó otras 4 horas para llegar al refugio Nyabitaba. (2652 m / 8700 pies), un ascenso de más de 1200 metros. Fue sólo cuando estábamos casi en el refugio cuando encontramos el extraño camaleón con cuernos (Bradypodion xenorhinum), a una altura donde esperábamos ver al también extraño camaleón Carpintero (Bradypodion carpenteri). Ni siquiera las extensas búsquedas cerca del refugio por parte de los miembros del equipo y los rastreadores locales pudieron mostrar evidencia de este extraño camaleón. Cansados por la escalada, nos fuimos a dormir temprano y obviamos la búsqueda nocturna. El “cobertizo de metal” embellecido con el nombre de Golpe de Nyabitata, en donde dormirían 11 de nosotros, fue hecho para pasar una buena noche.

Sábado 10 de Diciembre, 2005
Las Montaña Rwenzori

Después de una buena noche, todos estábamos renovados. Primero documentamos y fotografiamos al extraño camaleón con cuernos que habíamos hallado el día anterior. Habíamos mantenido al camaleón durante la noche en un Explorarium de Exo Terra, el cual colgamos fuera del refugio. Después de haber tomado las fotos, comenzamos con nuestro segundo día de expedición y el descenso hacia Nyakalengija. Este descenso toma normalmente unas pocas horas, pero planeamos tomar todo el tiempo necesario para buscar muy cuidadosamente camaleones y otros reptiles.

Habíamos planificado regresar en la tarde pero esperábamos pasar la noche en Nyakalengija. Nos tomó menos de una hora encontrar el camaleón con cuernos hembra (Bradypodion xenorhinum), y un poco más tarde al macho. El próximo descubrimiento fue un increíble camaleón Johnston de 3 cuernos (Chameleo johnstoni) – verdes, azules, amarillas y hasta uno de cabeza rojo-naranja. El animal fue visto cerca del río, en una pendiente, y tuvimos que formar una cadena humana para capturarlo y así documentar y fotografiar correctamente a este magnífico animal. Mientras estábamos ocupados admirando su belleza y tomando cientos de fotos, uno de los ayudantes encontró a la hembra cerca de un arbusto. Aunque no tienen cuernos, las hembras son casi tan bellas y coloridas como los machos. No vimos muchos reptiles en este sitio, excepto por un Adolfus africanus que estaba asoleándose y un par de Chamaeleo ellioti.

Ya entrada la tarde, llegamos a nuestro campamento base y nuevamente los niños de la aldea nos dieron la bienvenida. Esta vez trataron de vendernos unos camaleones (!) que ellos habían capturado. La mayoría de ellos eran de la extraña especie Bradypodion xenorhinum, lo que indica que la población no es tan pequeña. Los disuadimos a que no capturaran más camaleones no aceptándoselos o no ofreciéndoles dinero. Cerca del campamento fuimos capaces de fotografiar en la tarde a una extraña especie Adolfus y a un hermoso agama arbóreo de cabeza azul. Cenamos temprano y celebramos nuestra exitosa expedición a Rwenzori alrededor de una fogata. Todos nos fuimos a nuestras tiendas de campaña mucho antes de que los aldeanos se fueran a dormir, por lo menos, a juzgar por el alto volumen de la música. Después de todo, era sábado por la noche!

Domingo 11 de Diciembre, 2005
Las Montañas Rwenzori - Bosque de Maramagambo

Después de despedirnos de las 30 personas que nos acompañaron en las montañas el día anterior, así como también otros aldeanos, nos fuimos con nuestro grupo hacia el Bosque Maramagambo en el Parque Nacional Reina Isabel, vía Kasese. Hicimos una breve parada en este pueblo encantador para comprar algunas provisiones y reabastecer de combustible a los Jeeps. Poco después cruzamos el ecuador y llegamos a las llanuras de Kasese cerca del límite con el Lago George. El cambio de clima y hábitats fue asombroso, de una selva tropical cambiamos a una típica sabana árida en sólo una hora. Aventurarse a investigar la herpetofauna sin los vehículos era demasiado peligroso debido a la gran cantidad de animales salvajes, incluyendo búfalos, elefantes y leones! Mientras fotografiábamos a un monitor Nilo (Varanus niloticus), una manada de 30 elefantes apareció cuesta abajo!

Salir de los vehículos para investigar a los camaleones era algo imposible. Continuamos lentamente y proseguimos nuestra búsqueda dentro de la seguridad de nuestros jeeps. Además de los elefantes, encontramos varias especies de antílopes, manadas de búfalos, jabalíes y cerdos gigantes de bosque. Esperábamos ver algunas de las muchas serpientes que aquí se hallan, como la Cobra Escupidora (Naja nigricollis) o la Víbora del Desierto (Bitis arietaos), pero no se vio a ninguna de ellas.

Almorzamos en Mella cerca del Canal de Ka singa, en donde alquilamos un bote para explorar las costas del Canal de Kazinga. Este canal conecta al Lago George y al Lago Edgard. Aparte de los hipopótamos, los búfalos, los elefantes y las cabras, encontramos nuestro primer cocodrilo del Nilo (Crocodylus niloticus), asoleándose sobre la costa arenosa. La vida silvestre cerca del canal era abundante y fue sorprendente encontrar hasta una aldea de pescadores con una gran actividad cerca de la costa – personas viviendo en armonía con todos estos animales. Decidimos quedarnos en el bote. Regresamos tarde a Mweya y teníamos que apresurarnos a nuestro nuevo campamento en el límite del Bosque Maramagambo cerca de Nyamusingir. Cuando llegamos al campamento, después del ocaso, nuestro equipo de servicio había preparado unos jugosos filetes que aguardaban por nosotros en una improvisada rejilla colocada sobre la fogata. Una buena cena, después de un día sorprendente.

Lunes 12 de Diciembre, 2005
Bosque de Maramagambo

Este es uno de los bosques más grandes de Uganda y es el último bosque semi-deciduo a media altitud que se encuentra en el África Oriental. El nombre del bosque hace referencia a su gran tamaño y significa “el que viaja en el bosque está vacío de palabras” Mezclado con el bosque, existe un gran número de cuevas y lagos en cráteres tranquilos. El bosque se extiende hasta la parte sur del Parque Nacional Reina Isabel, el llamado sector Ishasha que se halla en la frontera con la República Democrática del Congo.

Después de desayunar, salimos el campamento, acompañados de los guías armados, hacia una de las cuevas que se encuentran en el bosque. Nos tomó casi 2 horas antes de llegar a la entrada de la cueva. Esta cueva fue el hogar de cientos de murciélagos de Egipto, los cuales podían ser escuchados – y olfateados- desde cierta distancia. En las cavidades del fondo de la cueva encontramos un pitón de roca Africano (Python sebae) estrangulando y comiéndose a un murciélago. A medida que nos adentrábamos más en la cueva, conseguimos más pitones – asechando y listos para atrapar a un murciélago errante. Mientras tanto, cientos de murciélagos volaban hacia adentro y afuera de la cueva chocando contra nosotros a cada segundo. Cuando salimos de la cueva, todos los del equipo estaban cubiertos de pequeños ácaros; por fortuna, éstos son inofensivos para los humanos. También esperábamos encontrar aquí a la Cobra Negra de Bosque (Naja melanoleuca), atacando a los murciélagos, pero no encontramos a ninguna. También exploramos otra de las cuevas, llamada la Cueva del Cazador, pero aparte de unos huesos y cráneos, no encontramos nada. Hay gran abundancia de aves, pero no se hallaron reptiles dentro del bosque. La caminata nocturna no reveló ningún anfibio o reptil espectacular.

Jueves 13 de Diciembre, 2005
Bosque de Maramagambo – Ishasha

A la mañana siguiente continuamos hacia el sur, el punto más al sur del Parque Nacional Reina Isabel, conocido como el sector Ishasha. Nos tomó casi 3 horas atravesar la bella sabana antes de llegar a la costa del Río Ishasha. Pudimos ver grandes concentraciones de animales de caza, principalmente grandes manadas de Kobs de Uganda, Topi y búfalos. Instalamos nuestro campamento justo en la ribera, en un pequeño bosque. Si no fuera por los hipopótamos que estaban dentro del agua, fácilmente hubiéramos podido atravesar el río hasta el Congo. Sin embargo, aunque los observamos desde la ribera, los hipopótamos nos atacaron varias veces.

Pocas investigaciones sobre los reptiles se han llevado a cabo aquí, y nos gustaría centrar nuestra atención en el Chamaeleo bitaeniatus y en los gecos como el Homopholis fasciata y el Lygodactylus gutturalis. Después de instalar el campamento, fuimos en vehículo hacia la sabana circundante en busca de la fauna reptil. Era obvio que mejor sería quedarse en los vehículos ya que pronto veríamos una leona. Sus tres cachorros estaban en lo alto de los árboles. Los árboles y la maleza estaban muy cerca uno del otro para salir con los vehículos en este lado del parque, por lo que decidimos dirigirnos a otra área con vegetación menos densa y donde tendríamos una buena perspectiva del área circundante. No nos tomó mucho tiempo encontrar nuestro primer geco de vida diurna, Lygodactylus gutturalis, posado sobre un pequeño árbol. La investigación posterior mostró que la especie era abundante acá, y en algunas oportunidades se hallaron parejas en casi todos los árboles. Los árboles más grandes como los de higo, probablemente protegían a poblaciones más grandes. En nuestra búsqueda del geco, encontramos otra especie de camaleón, Chameleo bitaeniatus. Esta especie sólo se halla en las extensas sabanas, y mayormente en los árboles de Acacias. De regreso al campamento, tuvimos chance de fotografiar los cachorros de león que habíamos visto anteriormente. La madre se había ido y probablemente estaba cazando.

Regresamos al campamento durante la noche; los hipopótamos estaban muy activos. Sus fuertes llamados podían escucharse desde muy lejos. Cenamos y pudimos tener una vista del Congo, del río y sus hipopótamos. Después exploramos el área cercana a nuestro campamento antes que los hipopótamos emergieran del agua. Tuvimos suerte de encontrar un geco joven, Cnemaspis quattuorseriata, en el tronco de un árbol. Nos fuimos a dormir a sabiendas de que los hipopótamos podrían rondar por nuestro campamento durante la noche, por lo que nos tomó algo de tiempo quedarnos dormidos.

Day 10, Wednesday, Dec.14, 2005
Bosque Impenetrable de Bwindi – Ishasha

La repentina explosión de fuertes rugidos y gruñidos nos despertó justo antes del amanecer. Los hipopótamos que pastaban, nos mostraron su versión de “llamada para levantarse”. Una vez que salió el sol, los ruidosos hipopótamos regresaron al agua y así pudimos recoger el campamento. Después de desayunar, hicimos una caminata por las llanuras de Ishasha, con la esperanza de ver más especies típicas de la sabana. La temperatura alcanzó los 38,5 ºC a las 10 am, la mayor registrada durante la expedición. A excepción de una manada de elefantes, de los antílopes y búfalos, no pudimos ver mucho –así que decidimos ir hacia el Bosque Impenetrable de Bwindi, a unos 45 kms (28 millas) al sur.

Instalamos el campamento en el extremo de la selva tropical, en un ambiente totalmente distinto al de la sabana. Nos abastecimos en la aldea local Buhoma usando sus servicios y su campamento. La cerveza fría y las duchas calientes fueron más que una bienvenida! El equipo se relajó esa tarde y se preparó para “penetrar” el Bosque Impenetrable al día siguiente. Esto le proporcionó al equipo de servicio un día libre, ya que los aldeanos nos proporcionaron la mayoría de los servicios.

Jueves 15 de Diciembre 2005
El Bosque Impenetrable de Bwindi

Este bosque se encuentra en el punto más al suroeste de Uganda, en la parte alta del extremo del Valle de las Grietas de Rukiga. Sus límites están flanqueados por el Congo y con adyacencia a los volcanes de Virunga. Debido a su tamaña y amplitud y al hecho de que posee tanto montañas como bosques de tierras bajas, la diversidad de especies es bastante alta. Un gran número de plantas y animales son comunes en esta región.

La Selva Impenetrable de Bwindi es un Patrimonio Mundial debido a la gran cantidad de gorrillas que ahí habita. La mitad de la población de gorilas de montaña de todo el mundo se encuentra en Bwindi (el resto vaga entre el Congo, Ruanda y Uganda en el Área de Conservación de Virunga). La vegetación es del tipo tropical con una maleza bastante densa. La Selva Impenetrable de Bwindi ofrece uno de los ecosistemas más ricos de África.

Con apenas 320 kilómetros cuadrados, el Parque Nacional de la Selva Impenetrable de Bwindi justifica su nombre; laderas muy pronunciadas, una densa vegetación y la mayor parte del bosque es inaccesible. El bosque contiene un número de hábitas acuáticos que incluyen 3 diferentes clases de ciénagas, varios ríos extensos, muchos arroyos y pocos caminos.

Después de desayunar, hicimos una pequeña reunión con el Departamento de la Vida Silvestre de Uganda en caso de que consiguiéramos gorilas en el bosque. Después de la reunión, algunos guardias armadas y unos guías se unieron a nosotros para garantizar nuestra seguridad. Después de todo, fue en 1999 que los rebeldes congoleses y ruandeses mataron a 8 extranjeros. Conducimos durante una hora hasta una remota entrada en el sector norte. Una vez que entramos al bosque, su nombre se hizo cada vez más claro. Entre las especies que esperábamos encontrar estaban el Camaleón Tranquilo (Chamaeleo adolfifriderici), el Camaleón Enano del Oeste (Rhampholeon boulengeri), el geco del bosque (Cnemaspis quattuorseriata), la Sapiente Venenosa de la Vid (Thelotornis kirtlandi) y la Víbora de Arbusto de Nitsche, (Atheris nitschei). Pero antes de conocerlas estuvimos frente a frente con un enorme gorila de Montaña de lomo plateado. Este macho estaba rodeado por un harem de hembras, algunos machos más jóvenes y un gran número de gorilas bebés. Fue un momento emocionante estar tan cerca de uno de nuestros parientes más cercano. Pasamos casi una hora con ellos antes de continuar nuestra búsqueda de reptiles y de anfibios. Después de una falsa alarma de haber visto una serpiente (en realidad era una enorme lombriz de tierra), finalmente conseguimos un camaleón. Probablemente era una de las especies más raras de esta parte del mundo; el Camaleón Tranquilo Chamaeleo adolfifriderici. Era una hembra en estado de gravidez la cual intentaba localizar al macho, en lo cual falló. Excepto por el macho Chameleo ellioti y el Adolfus jacksoni que se hallaban cerca del campamento, no encontramos otros ejemplares de la herpetofauna ese día.

Viernes, 16 de Diciembre, 2005
El Bosque Impenetrable de Bwindi

Tuvimos de salir de Buhoma muy temprano, ya que teníamos que conducir por toda la Selva Impenetrable de Bwindi a través de caminos montañosos muy accidentados. En la parte más alta al sur del bosque, teníamos más posibilidad de encontrar especies como el Chamaeleo rudis, el Chamaeleo johnstoni y varias víboras de los arbustos como la Atheris nitschei. La travesía tomó casi 9 horas a lo largo de la ruta entre Ruhija y Nkuringo, sólo a pocos kilómetros de los límites entre el Congo y Ruanda. Nos detuvimos en varios sitios interesantes para realizar una búsqueda breve pero sin éxito alguno. Llegamos a Nkuringo en la tarde después de pasar bellos lugares con colinas y montañas. Nuevamente usamos el campamento de la comunidad local. Seguramente era la locación más remota de todas, rodeada de vistas fabulosas del Bosque Impenetrable de Bwindi y los volcanes de Virunga. Uno de estos volcanes es el punto de unión entre Uganda, Ruanda y el Congo. Los lugareños nos hicieron una fogata cerca del albergue, en donde nos reunimos después de cenar. Ya cansados por el viaje, nos fuimos a dormir temprano esa noche.

Sábado 17 de Diciembre, 2005
El Bosque Impenetrable de Bwindi

A la mañana siguiente, nos despertamos temprano y descubrimos nuestro primer camaleón, mucho antes de desayunar! Era el más impresionante Chameleo johnstoni de ojos azules. Mientras uno de nosotros tomaba las fotos, otros miembros del equipo buscaban otros camaleones. Finalmente decidimos detener la búsqueda y enfocar nuestros esfuerzos en tomar buenas fotografías de diferentes camaleones Johnston tanto machos como hembras. La población de estos camaleones es extremadamente alta y hasta encontramos a un par de machos peleando con sus cuernos. Algunos miembros del equipo dejaron de explorar en los extremos del bosque, mientras que otros mejoraron sus técnicas fotográficas muy cerca del campamento. Cerca del ocaso, todos estábamos satisfechos con las fotos que pudimos tomar. Después de hablar de política internacional cerca de la fogata, nos fuimos a dormir ya bien tarde en la noche.

Domingo 18 de Diciembre, 2005
El Bosque Impenetrable de Bwindi – Lago Bunyonyi

Tristemente abandonamos Bwindi esa mañana. La salida de Bwindi implicaba el comienzo de nuestro regreso a casa. En la vía de regreso tuvimos que pasar por caminos serpenteantes, montañas y valles, los cuales nos guiaban a las remotas aldeas en las afueras del Bosque Impenetrable de Bwindi, hasta llegar al camino principal cerca de Muko, en el lago Bunyonyi. Este es el lago más profundo de África y el más profundo de Uganda. Fue una sorpresa para los miembros del equipo que pasáramos la noche anterior fuera en un bungalow tipo resort, con bebidas frías y hasta un restaurant! Hasta se nos olvidó buscar reptiles, al menos, algunos de nosotros. Mientras que algunos fanáticos de los reptiles aún buscaban entre los juncos algunas serpientes y ranas, otros se echaban un chapuzón en el lago o disfrutaban del último día con una cerveza bien fría.

Lunes 19 de Diciembre, 2005
Lago Bunyonyi – Bruselas

El lago Bunyonyi es un lugar paradisíaco y fue con bastante dificultad que salimos de él y comenzamos el regreso a Kisubi, cerca del Lago Victoria. Fue un trayecto de casi 8 horas hasta Kisubi, en donde pudimos refrescarnos después de un largo viaje y poder comer juntos por última vez en Uganda. Alrededor de las 9 PM, salimos de las riberas del Lago Victoria hacia el aeropuerto de Entebbe, donde nuestro vuelo con la línea aérea de Bruselas nos estaba esperando. Llegamos al aeropuerto de Bruselas el 20 de Diciembre a las 06h05, hora local. Cansados, pero satisfechos, los miembros de la expedición tomaron distintos rumbos – trayendo a la memoria gratos recueros, maravillosas fotografías y mucho conocimiento y experiencias.

 
FacebookYouTubeTwitterGoogle PlusLogo Conservation Networking

Accounts

Has olvidado tu contraseña?

Register Now
3er descubrimiento de una nueva especie durante expedición